Leer, base del Desarrollo Intelectual

La Escuela Carlos Pereyra trabaja con un proyecto que permite a los alumnos de primaria leer cinco libros en cada ciclo escolar

Aula Agosto 2013 — Sandra Vega

Bajo la misión de formar alumnos amantes de la lectura, el colegio Carlos Pereyra implementó, desde hace cuatro años, un proyecto para fomentar el gusto por la literatura así como para desarrollar habilidades como fluidez y comprensión de la misma.

Más de 600 alumnos se han visto beneficiados con este programa, el cual, durante un ciclo escolar les ha permitido leer cinco libros: dos pertenecientes a la técnica de carrusel y tres mediante el Plan lector bambú.

El Plan lector bambú consiste en una serie de libros acompañada por un cuadernillo, el cual se tiene que ir trabajando conforme se avanza en la lectura del texto. Por otra parte, el técnica de carrusel se basa en intercambiar los libros terminados entre los salones de primaria, de acuerdo con la edad de los estudiantes. Así lo explica María Luz Cabrero, directora del nivel primaria de la citada institución educativa.

“Nosotros apostamos que la lectura es la base para todo desarrollo, no sólo el académico sino también el personal ya que contribuye a la adquisición de la cultura, el desarrollo del pensamiento, mejora la ortografía, la conversación y amplía el vocabulario”, señala.

Así, siguiendo los lineamientos del Plan Nacional de Lectura de la Secretaría de Educación Pública (SEP) se evalúa y mejora el desempeño de los alumnos en esta área.
Para monitorear el avance de los estudiantes, cada bimestre una persona externa al programa toma la lectura del menor y se evalúa según los indicadores de la SEP.

PAPÁS INTEGRADOS AL PROYECTO

Para mejorar este mismo proceso, desde el pasado ciclo escolar se le brindó a los padres de familia un cuadernillo que ayuda a trabajar, de manera adicional, en las áreas de oportunidad detectadas en sus hijos, mismo que la coordinación académica revisa periódicamente.

A la par de este programa, se brinda una clase de biblioteca, con la cual, los chicos aprenden sobre fichas bibliográficas, fichas de pedido de libros, clasificación de los mismos, etcétera.
Por otra parte, el Plan Nacional de Lectura y Escritura persigue cinco objetivos:

1) Mejoramiento de las prácticas de enseñanza.
2) Fortalecimiento de bibliotecas y acervos bibliográficos en las escuelas de educación básica.
3) Formación continua y actualización de recursos humanos para la formación de lectores con un énfasis especial en la figura del supervisor escolar.
4) Generación y difusión de información sobre conductas lectoras, uso de materiales y libros en la escuela así como su incidencia en el aprendizaje.
5) Movilización social en favor de la cultura escrita en la escuela y fuera de ella, para la participación de la comunidad escolar y de la sociedad.

“Al paso del tiempo hemos observado que a los niños sí les gusta leer, sólo es cuestión de presentarles la lectura de una manera agradable y atractiva para su edad, además de que esto también ha ayudado para que los papás se involucren más en su formación”, concluye la docente.